Boletín manos abiertas

SAN EZEQUIEL MORENO
25 años de canonización
 
En este mes de octubre, la familia Agustino Recoleta, está celebrando con una acción de gracias a Dios, las bodas de plata de haber sido llevado  a los altares, san Ezequiel Moreno, quien trabajando en estas tierras colombianas como misionero, restaurador de la Orden de Agustinos Recoletos y como Obispo, siendo dócil a la acción de Dios, viviera con heroísmo el día a día, enfrentando todo tipo de sufrimientos, como persecuciones, acusaciones, trabajos en sus misiones, enfermedades, hasta finalizar con su entrega generosa a los pies de la Virgen del camino, su última enfermedad el cáncer.
 
Aunque nacido en España, es para nosotros un santo muy cercano, pues vivió en ésta ciudad de Bogotá por cerca de 7 años, en la Iglesia de la Candelaria, dando ejemplo de entrega y disponibilidad para la atención a los enfermos y a los más necesitados, pues cuentan que a la hora que le solicitaran sus servicios de auxilio a un enfermo, así fuera la media noche y fueran varias las llamadas que le hicieran, siempre atendió con amor a esos requerimientos. Ejemplar también en su ministerio sacerdotal como confesor y consejero a todos los que lo buscaran, inclusive personalidades dirigentes del país.
 
Como misionero en Casanare, recorría la extensa Vicaría encomendada, sin importarle las dificultades del clima y de movilidad que casi siempre tenía que ser a lomo de semovientes, luego como Obispo en Pasto, en donde enfrento múltiples situaciones por defender los principios de la Iglesia Católica.
 
Es por todo lo anterior que fray Sebastián López de Murga O.A.R, encargado por la comunidad, para trabajar en la canonización, que se realizó el 11 de octubre de 1992, por su santidad San Juan Pablo II y declarado como Intercesor especial de los enfermos de cáncer, le pedían oraciones por los enfermos de cáncer, fue dócil también a las inspiraciones de Dios en oración para iniciar la obra de la Fundación San Ezequiel Moreno, con el fin de ayudar integralmente a los más desfavorecidos de los enfermos especialmente los que sufren de cáncer, hace 41 años, hoy extendida por todo el país, llevando “AMOR Y PAN”.
 
Acudamos con fe, a la intercesión de san Ezequiel Moreno, quien ha conseguido favores y sanación espiritual y física de parte de Dios, a los que acuden con perseverancia y confianza.
 
Que la Virgen María, salud de los enfermos en su advocación de Nuestra Señora del Rosario, cuya fiesta celebra la Iglesia Católica el día 7 de octubre, interceda por la Orden Agustino Recoleta, por esta obra, sus voluntarios, benefactores, amigos, enfermos y sus familias, para que se perpetúe, fortalezca y se extienda para bien de la Iglesia, la Orden y los enfermos.