Boletín manos abiertas

ADVIENTO 2017

Hemos llegado a este tiempo especial y fuerte de la liturgia, iniciando un nuevo año litúrgico, tiempo que nos invita, como todos los años a prepararnos, contemplando el gran misterio de amor de Dios, cual es la encarnación de su hijo, que tomo la condición de verdadero hombre, semejante a nosotros en todo menos en el pecado, para restaurar la condición de hijos de Dios, iluminar nuestro peregrinaje, revelarnos la Misericordia de Dios y darnos ejemplo con su propia vida que no vino a ser servido sino a servir, a perdonar todos nuestros pecados si creemos en Él, nos acogemos a su misericordia y con su ayuda nos proponemos no volver a ofenderlo alejándonos de su mano amorosa, hasta entregar su propia vida, para sanar nuestros sufrimientos, las heridas dejadas por el pecado y darnos esa vida en abundancia prometida hasta que lleguemos a la casa del Padre.

Por todo lo anterior y al contemplar semejante misterio, nos debe llevar a intensificar nuestra oración de agradecimiento, alabanza y confianza en Dios como el mejor Padre-Madre que nos ama y desea lo mejor para cada uno, pero que respeta la libertad que Él mismo nos regaló y que solamente cuando libre y voluntariamente decidamos acercarnos a Él de verdad, con una conversión sincera del corazón, comenzaremos a vivir en paz, tranquilidad y hasta felicidad a pesar de las circunstancias de cada día. También en este tiempo de adviento se nos invita para que no nos dejemos atraer por el derroche que nos propone el mundo, sino que por el contrario lo vivamos pensando en los más necesitados, compartiendo nuestra vida y bienes, cumpliendo con esas bienaventuranzas que Jesús nos propone para ser dichosos y alcanzar como dice el Papa Francisco el “abrazo de Dios”, que es el cielo.

Es tiempo de esperanza, que con la preparación adecuada, nazca Jesús en cada corazón, para ser espejos que reflejen o cristales que trasparenten el amor de Dios, siendo testigos con nuestras vidas y sea una navidad que valga la pena haber vivido en este año 2017.

Para todos los voluntarios, benefactores, beneficiados y sus familias, de la Fundación san Ezequiel Moreno, nuestras oraciones y deseos que sea la mejor navidad y el año 2018, lleno de bendiciones, por la intercesión de María Salud de los enfermos y de san Ezequiel Moreno.

FELIZ NAVIDAD 2017 Y AÑO NUEVO 2018.